Viernes 15 de octubre de 2021

Una visita ilustre para nuestra empresa.

  • Compartir con whatsapp
  • Compartir con twitter
  • Compartir con facebook
  • Compartir con mail

Un recorrido por los jardines, oficinas y planta productiva de Casa de Moneda, recordando las diferentes etapas de su vida y reviviendo sus logros, conquistas, experiencias y amistades fue la tónica del martes 28 de septiembre; un día memorable para don Sergio Navarro Bulo, quien abandonó nuestra empresa en 1972 al momento de su jubilación, luego de haber entregado servicios durante alrededor de 50 años. Hoy, en la etapa final de su vida, volvió a visitarnos para revivir anécdotas y experiencias que marcaron su historia.

A los 14 años de edad ingresó a trabajar a Casa de Moneda siendo su primer trabajo la limpieza de baños, pero gracias a su entusiasmo y buena voluntad pasó rápidamente a ser ayudante de laminación en la fábrica de patentes y monedas.

Dos años más tarde, el superintendente de Casa de Moneda de esa época, Joaquín Marcó Figueroa, le encargó la misión de hacer funcionar unos molinos antiguos usando tintas europeas, gran desafío para un niño que tuvo que aprender sobre la marcha. Luego de varios intentos, estas tintas y molinos fueron un éxito tecnológico en las prensas de impresión de billetes, área en que comenzó una larga carrera y en donde escaló hasta llegar al puesto de jefe de la fábrica de tintas, cargo que ocupó hasta su jubilación en 1972.

A sus 90 años de edad y en las postrimerías de su vida quiso volver a nuestra institución para revivir esta larga etapa de servicio que con tanto cariño recuerda. Con un afectuoso recibimiento por parte de nuestro gerente general, Mauricio Roco, y posterior recorrido por los talleres e instalaciones acompañado del gerente de Operaciones, Ricardo Méndez, don Sergio Navarro terminó muy emocionado con tantos recuerdos que le vinieron a la mente y luego de escuchar reiteradas veces las palabras "visita ilustre", "parte de nuestra historia" que hacían referencia a su persona. Sin duda, una experiencia digna de retratar y que es de un enorme orgullo y satisfacción para Casa de Moneda de Chile.

Imagen foto_00000076

Imagen foto_00000078