Jueves 5 de agosto de 2021

¿A qué nos referimos cuando hablamos de seguridad en la industria de Custodia de Valores?

  • Compartir con whatsapp
  • Compartir con twitter
  • Compartir con facebook
  • Compartir con mail

Diversos sistemas electrónicos con tecnología de punta, protocolos altamente exigentes y ampliamente probados y un vasto equipo de guardias privados armados al interior de nuestras instalaciones son algunos de los atributos nos hacen ser líderes en esta industria.

Con 30 años resguardando el dinero de los chilenos, Casa de Moneda de Chile se posiciona como una de las compañías con mayor experiencia en el servicio de Custodia de Valores. Nuestros altos estándares de seguridad y tecnología son capaces de garantizar la confianza que se requiere, posicionándonos como la empresa más segura del mercado para llevar a cabo este servicio.

Actualmente, nuestra compañía tiene la misión de custodiar los billetes y monedas emitidos por el Banco Central de Chile, lo que implica un servicio de arriendo de bóvedas y de protección para el resguardo de estos valores. "Esto significa que cuando algún banco de la plaza privada requiere efectivo el ente emisor debe dar la autorización para que éste retire la cantidad solicitada resguardada en nuestras bóvedas; posterior a ello nosotros realizamos el giro correspondiente", señaló el gerente de Seguridad Integral de Casa de Moneda de Chile, Juan Ramírez Aravena. El traslado del dinero se realiza a través de empresas transportadoras de valores (ETV), que son las únicas autorizadas para realizar este servicio en el mercado y que deben ser contratadas por la respectiva institución solicitante.

En este sentido, nuestra compañía cuenta con los profesionales, infraestructura y marco normativo necesarios para la custodia de valores para la banca nacional, entre las que se pueden mencionar:

- Sistemas de seguridad electrónicos: Nuestros recintos cuentan con modernos sistemas con tecnología de punta, entre los que destacan: circuito cerrado de televisión, sistema de control de accesos, sistema de citofonía y audio evacuación, sistema de detección de incendios, sistemas de alarmas e intrusión, entre otros.
- Vigilancia 24/7: Nuestra sala de monitoreo central controla en forma integral los diferentes sistemas de seguridad de nuestra empresa, que son supervisados por operadores en turnos rotativos lo que nos permite cubrir los siete días de la semana las 24 horas del día.
- Vigilantes privados: Casa de Moneda de Chile cuenta con un equipo propio de vigilantes privados, armados, quienes son constantemente entrenados y capacitados por Carabineros de Chile en cumplimiento de la legislación vigente.
- Certificaciones: Contamos con la certificación ISO 14.298 (Gestión de los procesos de seguridad de la impresión) e ISO 27.001 (Gestión de los procesos de seguridad de la Información), de las casas certificadoras Intergraf y Aenor, respectivamente. Ambas normativas reúnen altos estándares de seguridad con amplia variedad de controles, de manera de garantizar la máxima seguridad al interior de nuestra empresa y de los valores que resguardamos.
- Dado el contexto sanitario que estamos viviendo hoy día, cumplimos con todas las medidas de higiene que corresponden para evitar cualquier tipo de contagio, tales como: medición de temperatura, aplicación de alcohol gel y uso obligatorio de mascarillas.

Además de todas lo mencionado, contamos con protocolos que se relacionan con la custodia de valores, como cuadraturas de giros de dinero, controles de logística y supervisión cruzada donde participan veedores del área de Seguridad de nuestra empresa. Adicionalmente, en este tipo de operaciones también concurren fiscalizadores del respectivo banco demandante, de modo que puedan certificar que efectivamente se esté entregando la cantidad que corresponda.

Las características señaladas anteriormente dejan en evidencia el liderazgo de Casa de Moneda de Chile en esta línea de negocio. Nuestra vasta experiencia en la industria de custodia y los exigentes protocolos ampliamente probados, no solo garantizan la seguridad de los valores resguardados en nuestras bóvedas, sino que también permiten abrirnos al mercado de los bienes valorados de toda índole.